10 Jul 2015

Que quiere un inversionista de capital

Autor: Alberto José Aguirre

Show Me The Money

Fondos de capital e inversionistas  están descubriendo un potencial impresionante en muchas empresas en Latino América y las oportunidades están concentradas en marcas tradicionales o nuevos conceptos.  Esta situación ha capturado la atención de los administradores de estas marcas porque una inyección de recursos les puede permitir hacer muchas cosas que desean, pero antes de abrirle la puerta a un nuevo socio,  esto es lo que los operadores necesitan saber.

La característica más importante que tiene el sector de restauración, por la cual  los  fondos de capital están tan interesados es porque las personas no pueden comer a través de un computador.

Mientras el mundo se mueve hacia lo digital y el comercio electrónico, en este caso o sales a comer o pides el domicilio.  No existe la misma amenaza del comercio electrónico que tienen otras empresas de venta al detal, porque el restaurante sigue teniendo control sobre los elementos que garantizan la experiencia del cliente.

Estos son unos fuertes atributos frente a las nuevas formas de interactuar con los clientes y la verdad es que existen actualmente oportunidades de inversión en todo el sector.  Un nuevo concepto en rápido crecimiento representa oportunidades, pero también lo es una marca tradicional y no podemos dejar de mencionar a los franquiciados.  Por este motivo comprender el potencial de una inyección de capital en varios segmentos o categorías de la restauración pueden ayudar a los operadores de estas marcas a construir una relación con los mercados de capitales.

Hay muy pocas industrias en la que un inversionista puede tener un crecimiento exponencial en un periodo razonable de tiempo, como lo que se puede llegar a generar con los restaurantes.

Restaurantes pequeños o nuevos conceptos y en crecimiento

La imagen del inversionista oportunista en búsqueda de nuevos conceptos, tendencias de mercados y  resultados sobresalientes en la industria es el común denominador.  Esta es una estructura de inversión que muchos conocen y con la cual están familiarizados: comprar temprano y barato, para monetizar la oportunidad lo más rápido posible.

Aquí la prioridad es las ventas por tienda y las ventas por metro cuadrado.  Todo comienza y termina con el volumen de ventas por restaurante. Si su concepto no es tan extraordinario que usted no está haciendo volúmenes unitarios extraordinarios, apague y vámonos, porque la atención del inversionista acaba de salir por la ventana.

Después de revisar este punto el inversionista de capital centra su atención en la administración del negocio, donde busca que la gerencia sea flexible y de mente abierta, pero lo suficientemente fuerte para proveer el liderazgo requerido a través de la transición y una expansión acelerada.

Si el concepto es correcto y la perspectiva de crecimiento en relación con el sector es superior. Se puede tomar un concepto de 5 restaurantes a una cadena de 40 unidades.

Estoy viendo firmas de capital privado que identifican y que invierten en marcas pequeñas que cuentan con menos de 10 unidades. Las firmas de capital privado buscan unidades de negocio fuertes económicamente,  rentabilidad en la gestión centralizada, propuesta atractiva para el consumidor y unos  sistemas sofisticados que se extienden fácilmente en sistemas más grandes que no tienes que ser reinventados.

Marcas establecidas o tradicionales

Hay conceptos que se establecen a nivel regional y sólo necesitan la inversión para apuntalar la expansión nacional. Y luego están las marcas nacionales tradicionales que han perdido su camino.

Un fondo de capital privado necesita ver un camino para sacar adelante una empresa a través de una re-estructuración de estas marcas tradicionales y no estamos hablando que la empresa está en camino a la quiebra.  Aquí hablamos de una operación para reestructurar la compañía y la pregunta que hace un inversionista en esta situación es: ¿Qué precio puede pagar por esto, que todavía me permitirá arreglarlo en el tiempo que tengo?

Lo que suele ocurrir con una marca tradicional es que busca el crecimiento y pierde de foco al cliente.  Ejemplos hay todos los que usted quiera y en los últimos 10 años en Colombia hay muchos para mostrar, porque la economía creció a un muy buen ritmo y todos quisieron atraer ese nuevo cliente de la clase media.  En medio de este frenesí de la expansión a través de nuevos puntos muchos se olvidaron de lo que sus clientes quieren y porque los buscaron en un primer momento.  Esto genero guerras de precios a través de descuentos en algunos segmentos o salidas de mercado porque quisieron ser más sofisticados en su propuesta y les dio por vender más caro, cuando el cliente no estaba pidiendo ninguna de las dos cosas.

Esta situación es perfecta para un tanque de tiburones, porque si la marca todavía le suena a los clientes, pero operacionalmente la empresa está débil, los inversionistas saben que es el momento justo para hacer una apuesta siempre y cuando exista un plan con principios de realidad.

Los franquiciados

Las grandes franquicias son el plato favorito de los inversionistas, son muy atractivas en el resto del mundo, especialmente en mercados desarrollados. Los franquiciados tienen  una gran cantidad de conocimientos sobre la forma de operar unidades de forma exitosa y si ya han funcionado con éxito en el pasado, no hay razón para pensar que en el futuro el resultado será diferente.  Estos empresarios siempre están buscando crecer.

Para un inversionista invertir dinero en grandes franquicias que operan de forma exitosa, es una apuesta segura y donde se espera unos retornos de capital para un determinado tiempo.  Lo bonito de estas empresas robustas es que la adición de una unidad adicional diluye los costos de operación y eleva el EBITDA.

Los franquiciados pueden ser menos atractivos que los franquiciadores, porque ellos no son dueños de la marca, pero la compensación es un precio bajo de EBITDA y el inversionista puede comprar por menos dinero.

Los inversores pueden ver unos estados financieros mensuales de la operación y pueden ver si son exitosos.  Es fácil verificar la generación de valor y es mucho más seguro que invertir en un nuevo concepto.  Lo siguiente que evalúa un potencial socios es quien dirige la empresa, porque el dueño del capital al comprar un franquiciado, lo que realmente está comprando es un equipo de gestión.

El BLOG DEL BETO